Dejarse cautivar por la historia, el patrimonio y la cultura que ofrecen famosos monumentos y castillos de la arquitectura habanera es un indispensable. Aprovecha tu estancia en La Habana para vivir estas experiencias memorables.

  • Día 1
  • Día 2
  • Día 3
  • Día 4
La Habana Un paseo en auto clásico

LA CIUDAD, LA GENTE Y SUS HISTORIAS

Un paseo en auto clásico

Los míticos carros americanos de La Habana son un atractivo para quienes visitan la ciudad. Conservados por años con amor y esmero por sus dueños, se engalanan hoy para ofrecer una vivencia única de la urbe. Partiendo del Parque Central podrás recorrer los barrios de Centro Habana y el Vedado, importantes centros de la vida citadina y muestrarios de su rica variedad de estilos arquitectónicos. Más al oeste se encuentra el contemporáneo Miramar, con sus exclusivos chalets, zonas de playa, centros comerciales, restaurantes y bares. Durante el regreso a la Habana Vieja puedes deleitarte con la fresca brisa marina del malecón, un verdadero espectáculo durante la puesta de sol.

La Habana Cocteles que son amores: Adán y Eva

LA HABANA MEMORABLE

Cocteles que son amores: Adán y Eva

Un trago que celebra la pasión, el romance, el pecado… Adán y Eva, creado por el célebre bartender Sergio Serrano, único cubano Campeón Mundial de Coctelería, es un tributo a eso y a las atmósferas únicas del hotel Tryp Habana Libre. Por eso su trago ha dado nombre a un espacio cultural del bar Siboney de esa instalación, rincón de encuentro para el arte, la cultura y la bohemia de una ciudad que vibra al ritmo del Caribe. Ideal para compartir con amigos o en pareja una ocasión especial.

La Habana Vieja

El espacio fundacional de la ciudad es un singular entorno que preserva la arquitectura y el urbanismo coloniales. Situado junto a una hermosa bahía, destaca por sus acogedoras plazas, sus paseos junto al mar, los restaurantes de comida típica criolla, populosos bares y cafés en los que reina la música tradicional cubana, así como museos, galerías de arte y tiendas de artesanías locales.

La Catedral

La Catedral de La Habana es una de las referencias más importantes de la arquitectura colonial en el Caribe y América Latina. Su estilo único, mezcla de herencias europeas e influencias criollas, la convierten en un edificio de alto valor patrimonial que ha sido visitado por importantes personalidades de la iglesia católica.

Castillo de la Real Fuerza

La primera de las construcciones defensivas de la ciudad se conserva hoy en perfecto estado. Destaca por su peculiar foso, la importante colección de objetos de valor histórico y una vista muy singular de la entrada de la bahía habanera.

Bodeguita del Medio

Sin dudas uno de los lugares icónicos de la Habana Vieja es este pequeño restaurante, cuna de los famosos Mojitos cubanos y uno de los sitios obligados para degustar los más deliciosos sabores de la comida criolla. Miles de visitantes han dejado su firma en las paredes y han disfrutado con el ambiente de permanente alegría que allí reina.

Floridita

Este acogedor bar de la Habana Vieja fue inmortalizado por el escritor norteamericano Ernest Hemingway, quien solía frecuentarlo para beber uno de los cocteles más exquisitos y refrescantes que allí se preparan: el Daiquirí. Desde entonces el Floridita se conoce como la Cuna del Daiquirí.

Museo del Ron

Este peculiar museo situado junto a la bahía habanera le permitirá conocer de cerca el largo proceso histórico y cultural que condujo a la elaboración de los más famosos rones de Cuba. Del trabajo de los esclavos en el ingenio para producir el azúcar de caña en el siglo XIX, hasta los más contemporáneos procesos de mezclas y añejamiento, será testigo de una ruta llena de aromas y sabores auténticamente cubanos.

Puerto de La Habana

El puerto de la ciudad es uno de los paisajes más cargados de historias. Rico emporio comercial durante la época colonial, objetivo de corsarios y piratas, invadido por las tropas inglesas, sus aguas guardan leyendas que habaneros y visitantes tratan de descubrir en sus muros y muelles.

Almacenes San José

Situados en uno de los muelles de la bahía, podrá encontrar allí una variada y rica muestra de artesanías locales a partir del trabajo en madera, con telas y productos tradicionales, así como pintura, escultura y grabados.

Estación Central de Ferrocarriles

La Estación Central de La Habana es un verdadero icono de la arquitectura de la ciudad. Situada en los márgenes de la ciudad colonial, es un espacio ideal para descubrir los alrededores de los barrios del puerto.

Callejón de los Peluqueros

Nacido de un proyecto comunitario, el Callejón de los Peluqueros es un original bazar de negocios locales, restaurantes y bares con una atmósfera única. Situado en los márgenes de la Habana Vieja es un sitio perfecto para descubrir la tranquilidad del célebre Barrio del Ángel.

El Malecón

El largo muro que se extiende por casi siete kilómetros de costa es, sin dudas, uno de los espacios más emblemáticos de La Habana. Este paseo marítimo regala impresionantes vistas de la ciudad y del mar desde la entrada de la bahía hasta el río Almendares. Durante el día o en la noche, es espacio de reunión obligada, además de paseo tradicional durante el Carnaval.

Talleres y galerías de arte

En la Habana Vieja abundan las galerías y talleres de reconocidos artistas y jóvenes promesas del arte cubano. Espacios como el Taller Experimental de la Gráfica, el Taller de Serigrafía “Servando Cabrera”, el Centro de Arte Contemporáneo “Wifredo Lam”, el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales o la Galería “Carmen Montilla”, ofrecen un rico paisaje de las artes visuales en Cuba.

Fábrica de Arte Cubano

Este proyecto cultural se ha convertido en uno de los espacios más importantes de la escena cultural habanera de los últimos años. Galerías, escenarios para conciertos y presentaciones teatrales, desfiles de moda, exhibición de filmes y documentales, son solo algunas de las propuestas que conviven en una antigua fábrica de aceite recuperada por artistas cubanos.

La Habana Lecciones de salsa

LA CIUDAD, LA GENTE Y SUS HISTORIAS

Lecciones de salsa

El baile es inseparable de Cuba y de La Habana. La música y el ritmo acompañan a la ciudad en todo momento. Por eso las clases de salsa suelen ser tan populares entre quienes visitan la urbe. Nada mejor que tomar algunas lecciones para luego visitar algunos de sus populares centros nocturnos, donde orquestas de renombre internacional ponen a prueba la habilidad de los bailadores.

La Habana El más habanero de los paseos

LA HABANA MEMORABLE

El más habanero de los paseos

Un paisaje sublime, aguas tranquilas atravesadas cada día, grandes buques y pequeños botes de pescadores, iglesias, gente que va al trabajo o regresa a casa… Son las escenas que se repiten una y otra vez en uno de los clásicos paseos de La Habana: la lanchita de Regla. Este pequeño ferry comunica el costero poblado de Regla con la Habana Vieja y es el medio de transporte ideal para quienes necesitan cruzar la bahía con frecuencia. También para aquellos que quieren rendir tributo a la Virgen de Regla, la virgen negra que como la Yemayá africana, cuida de las aguas del mar y de los marinos.

Capitolio Nacional

Una de las maravillas de la arquitectura cubana del siglo XX, el Capitolio destaca por su imponente escalinata, sus lujosos salones y la valiosa colección de arte que atesora.

Gran Teatro de La Habana

El antiguo Centro Catalán de la ciudad es una de las muestras más valiosas de la arquitectura habanera. Es la sede oficial del Ballet Nacional de Cuba cuyas presentaciones se extienden a lo largo del año.

Parque Central

Este concurrido parque es un centro neurálgico de la ciudad. Desde allí se extiende el paseo del Prado y le rodean importantes edificios como el Gran Teatro de La Habana, el Museo Nacional de Bellas Artes, emblemáticos hoteles y boulevares como los de las calles Obispo y San Rafael.

Paseo del Prado

El más elegante de los paseos habaneros se extiende desde el Parque Central hasta la entrada de la bahía. Modificado a lo largo de los años, destaca por sus pisos de granito, bancos de mármol y las míticas esculturas de leones que lo custodian.

Sloppy Joe's

Uno de los más míticos entre los numerosos y populares bares que dieron fama a La Habana de los años cincuenta. Su elegante barra de madera y su propuesta musical le convirtieron en el sitio preferido por importantes músicos y personalidades de la cultura.

Edificio Bacardí

Esta edificación es uno de los símbolos más importantes del movimiento arquitectónico del Art Decó en Cuba. Su exclusivo y exquisito diseño le convierten en una verdadera obra de arte en la que destacan los trabajos en cristal y hierro.

Museo de la Revolución

El antiguo Palacio Presidencial es uno de los museos más importantes de la ciudad colonial. Posee una valiosa colección de objetos y testimonios ligados al nacimiento y desarrollo de la Revolución Cubana a mediados del siglo XX.

Museo Nacional de Bellas Artes

Dos imponentes edificios, uno dedicado al Arte Universal y otro exclusivamente al Arte Cubano, conforman el Museo Nacional de Bellas Artes, que reúne importantes colecciones internacionales y los mejor de las artes visuales en Cuba.

Fábrica de Tabacos Habana Vieja

Una de las experiencias singulares que propone La Habana es conocer de cerca el proceso de elaboración de los auténticos puros cubanos. El mejor tabaco de la isla llega hasta estas fábricas de fama mundial de donde salen con diversas formas y aromas puros de marcas como Cohíba, Montecristo o Romeo y Julieta.

La Habana Tropicana: una noche bajo las estrellas

LA CIUDAD, LA GENTE Y SUS HISTORIAS

Tropicana: una noche bajo las estrellas

El más célebre de los cabarets nocturnos de Cuba propone siempre un espectáculo de lujo bajo las estrellas. Destacados músicos y bailarines hacen las delicias del público presente en un show que recorre momentos trascendentales de la cultura cubana. Exquisitas cenas y una coctelería de primera acompañan estas veladas, únicas de su tipo en la capital de la isla.

La Habana Las noches mágicas del Habana Café

LA HABANA MEMORABLE

Las noches mágicas del Habana Café

Una atractiva atmósfera que recuerda La Habana de los años cincuenta, las más importantes orquestas de Cuba y un servicio de primera son algunos de los componentes que hacen del “Habana Café” del hotel Meliá Cohíba un sitio perfecto para pasar una noche mágica. A pocos metros del clásico malecón y en el centro del Vedado capitalino, este cabaret nocturno es uno de los lugares de encuentro preferidos por quienes desean poner un toque de exclusividad y glamour a su experiencia de la ciudad.

Fusterlandia

Este proyecto comunitario liderado por el artista cubano José Fúster ha transformado la vida y el ambiente de Jaimanitas, un barrio costero en las afueras de La Habana. Casas y espacios públicos se llenan de colores entregando una experiencia muy peculiar de la ciudad.

5ta Avenida

Esta extensa vía recorre el moderno barrio de Miramar, extensión de la ciudad al cruzar el río Almendares. Además de su hermoso paseo central, da acceso a exclusivos restaurantes, bares, zonas comerciales y los hoteles del oeste de la urbe.

Casa de la Amistad

Este hermoso palacio del Vedado habanero encierra una hermosa historia de amor. En su tranquilo patio tienen lugar conciertos y espectáculos de importantes artistas cubanos.

Plaza de la Revolución

Sin dudas uno de los sitios más importantes de la historia de Cuba en los últimos 60 años es la Plaza de la Revolución de La Habana. Espacio de concentración, de desfiles y marchas, ha acogido los discursos más importantes de los líderes políticos de la isla, así como grandes conciertos, eventos culturales y deportivos. El Memorial José Martí y un magnífico mirador desde el punto más alto de la ciudad son otros de sus atractivos.

Cementerio Colón

Es este el mayor cementerio del área del Caribe. Sus trabajos escultóricos y diseño ambiental le convierten en una referencia de alto valor patrimonial. Célebres personalidades de la historia y la cultura del país han sido enterradas allí.

Heladería Coppelia

El palacio del helado de La Habana es uno de los sitios de obligada visita en la capital del país. Allí suelen reunirse habaneros y visitantes para compartir en un ambiente que constituye otra referencia de la arquitectura cubana moderna en una de las arterias más concurridas de la ciudad.

Callejón de Hammel

Situado entre la Habana Vieja y el Vedado, este proyecto rinde homenaje a las herencias africanas de la cultura cubana. Grupos folclóricos de música y baile deleitan a los visitantes con una muestra de danzas y cantos propios de los cultos afrocubanos, en un ambiente que destaca por su colorido y sonoridad.

La Habana El cañonazo de las nueve

LA CIUDAD, LA GENTE Y SUS HISTORIAS

El cañonazo de las nueve

Desde la época en que la ciudad vivía al amparo de sus murallas, el célebre cañonazo de las nueve de la noche marcaba el cierre de las puertas. Y aun cuando la ciudad comenzó a expandirse a inicios del siglo XIX, la ceremonia del cañonazo lanzado desde la Fortaleza de la Cabaña siguió marcando el tiempo de la ciudad justo cuando se cierra sobre ella la noche. Una bella y marcial ceremonia militar acompaña cada día el disparo, la cual es disfrutada por locales y visitantes.

La Habana Una cena con la ciudad a tus pies

LA HABANA MEMORABLE

Una cena con la ciudad a tus pies

Pocos sitios en La Habana regalan una vista de la ciudad como la del restaurante “Sierra Maestra” del Tryp Habana Libre. Situado en el piso 25 de este clásico hotel capitalino, regala a quienes lo visitan una experiencia inolvidable, acompañados por una exquisita cocina creativa. El rincón ideal para una cena romántica o para compartir momentos especiales.

Castillo de San Salvador de La Punta

Situado en la zona oeste de la entrada de la bahía, el castillo de La Punta, fue uno de los baluartes defensivos de la ciudad en la etapa colonial. Su sobria figura y la imponente batería de cañones que la conforman llaman la atención del visitante.

Castillo de los Tres Reyes del Morro

En la margen este de la entrada de la bahía, sobre las rocas, se alza este hermoso castillo, cuyo faro es una de las imágenes más simbólicas de La Habana. Destinado en un inicio a proteger la entrada al puerto, cumple hoy una función de guía para la navegación además de espacio donde se muestra una valiosa colección de objetos militares del período colonial.

Fortaleza de San Carlos de la Cabaña

Las más grande de las fortificaciones habaneras tiene una rica historia y es hoy sede de importantes eventos como la Feria Internacional del Libro o la Bienal de Artes Plásticas de La Habana. Desde una de sus murallas se dispara el célebre cañonazo de la nueve de la noche.

El Cristo

Esta emblemática escultura custodia la entrada de la bahía de La Habana desde el barrio de Casablanca. Desde allí se disfruta de una sublime vista de la ciudad y su bahía.

OTROS LUGARES QUE NO TE PUEDES PERDER

Capitolio Nacional

Es uno de los edificios emblemáticos del paisaje habanero. Ocupa un área de 38 875 m² y desde su inauguración, el 20 de mayo de 1929, hasta 1959 fue sede del cuerpo legislativo de la República. En la actualidad es ocupado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente. En su interior se encuentra el brillante que marca el kilómetro cero de la Carretera Central, y muy cerca de éste -justo a la entrada del majestuoso Salón de los Pasos Perdidos- la Estatua de la República, obra de 17,54 m de altitud, realizada por el escultor italiano Angelo Zanelli, la cual clasifica como la tercera más alta del mundo entre las colocadas bajo techo.

Castillo de la Real Fuerza

Lugar atractivo por su valor arquitectónico, urbanístico, cultural y social. Ubicado en el centro histórico de La Habana y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Constituye la fortaleza más antigua del poderoso sistema fortificado habanero. En el punto más alto de la sólida fortificación puede divisarse una réplica de La Giraldilla, símbolo de la Ciudad (el original de esta pequeña estatua se conserva en el Museo de la Ciudad).

Castillo de los Tres Reyes del Morro

Quizás la más emblemática de las fortalezas cubanas. Su construcción se inició en 1589 y culminó en1630, resultando una pieza determinante en la defensa de La Habana contra el asedio de corsarios y piratas. Pocos años después de su construcción, al Morro se le incorporó un faro, que con sus 45 metros de altura sobre el nivel del mar se ha convertido en símbolo inequívoco de La Habana.

El Cañonazo de las Nueve

La ceremonia del Cañonazo de las Nueve es una de las más arraigadas y atractivas tradiciones de La Habana. En épocas coloniales, a las 4:30 de la mañana y a las 8:00 de la noche, se disparaban sendos cañonazos para avisar la apertura y cierre de las puertas de la muralla que rodeaba a la ciudad, y la colocación y retirada de la cadena que cerraba el canal de entrada del puerto. Mas, aún después de haber sido derribadas, se mantuvo la costumbre de disparar un cañonazo a las 9:00 de la noche, ahora válido para que los habaneros comprueben la hora de sus relojes.

El Templete

Situado en la Plaza de Armas, frente al Castillo de la Real Fuerza, el Templete es un pequeño edificio de estilo neoclásico construido en la primera mitad del siglo XIX, justo en el sitio donde se afirma tuvieron lugar la primera misa pública y el primer Cabildo de la naciente Villa de San Cristóbal de La Habana. El Templete, como fue bautizado el monumento, semeja un templo dórico y conserva en su interior tres valiosas pinturas murales del pintor francés Juan Bautista Vermey. En una de sus paredes se colocó la placa que valida la condición de Patrimonio de la Humanidad del centro histórico de la Ciudad.

Fortaleza de San Carlos de La Cabaña

La mayor de las instalaciones militares construidas por España en América terminó de construirse en 1774, y su presencia tuvo un efecto totalmente disuasivo para los enemigos de ese país. El polígono, que ocupa unas 10 hectáreas, está compuesto por baluartes, revellines, fosos, caminos cubiertos, cuarteles, plazas y almacenes. En esta fortaleza tiene lugar cada noche la vistosa ceremonia de El Cañonazo de las Nueve, una de las más arraigadas y atractivas tradiciones de La Habana.

Iglesia de la Catedral

Obra emblemática del llamado barroco cubano y la más destacada de nuestras iglesias coloniales. Objeto de sucesivas remodelaciones, su fachada es una de las más importantes de la historia arquitectónica cubana. En ella se ofrecen servicios religiosos. Fue declarada Monumento Nacional.

Iglesia y Convento de San Francisco de Asís

La Iglesia y el Convento de San Francisco de Asís es el escenario actual de las más ricas tradiciones culturales. Al decir del Historiador de la Ciudad: "colectar, restaurar, conservar y exponer son los principios clásicos que rigen allí ....para salvar de los agravios del tiempo el patrimonio en peligro". La edificación del actual conjunto data de 1738, y sustituyó una más modesta concluida en el año 1591. Desde que en 1841 fue cerrado al culto, la edificación tuvo los más diversos usos. Luego de una restauración que le devolvió sus valores originales en los años noventa, el conjunto arquitectónico alberga, además, una sala de conciertos y los museos Sacro, Sagrado y de Arte Religioso.

Malecón

Balcón metropolitano que bordea el litoral a lo largo de unos 12 kilómetros, desde la entrada de la Bahía de La Habana (Castillo de La Punta) hasta el fortín de La Chorrera, próximo a la desembocadura del río Almendares. De principios del siglo XIX datan los primeros proyectos para la construcción de esta magnífica avenida, que contieneuna sucesión de miradores, explanadas y parques geométricamente delineados. Este es uno de los lugares preferidos por los habaneros.

Memorial José Martí

Ubicado en la histórica Plaza de la Revolución, consta de dos elementos principales: una inmensa escultura en mármol del Héroe Nacional de la República de Cuba y un obelisco de planta estrellada, en cuya base se encuentran cuatro salas de exposiciones y una de actos. En la cúspide se encuentra el mirador más alto de la ciudad.

Museo de la Revolución

Situado en el antiguo Palacio Presidencial, expone una extensa muestra de objetos relacionados con las gestas de liberación nacional. En sus áreas exteriores se encuentra el Memorial Granma, donde se exhibe, protegida por una inmensa urna de cristal, la embarcación utilizada por Fidel Castro y más de ochenta combatientes, para retornar a Cuba desde el exilio en México y reiniciar la lucha por la definitiva independencia del país.

Museo Nacional de Bellas Artes

Conserva las más importantes colecciones de arte de Cuba, además de pinturas europeas y cubanas de los siglos XVIII al XXI y arte antiguo. Su valioso fondo se divide en dos edificios: Arte Cubano, a unos pasos del Museo de la Revolución, y Arte Universal, en el majestuoso inmueble que otrora ocupara el Centro Asturiano, frente al Parque Central.

Museo Napoleónico

Un palacete florentino construido siguiendo planos de una villa de la familia Medici es sede del museo más importante dedicado a Napoleón Bonaparte fuera de Francia. La institución atesora más de 7 000 piezas: armas, equipo militar, mobiliario, porcelana de Sevres, pinturas, monedas, libros, objetos de uso personal de la familia Bonaparte e inclusive la mascarilla mortuoria del prisionero de Santa Elena, traída a Cuba por su último médico.

Necrópolis de Colón

Aquí se ubica la mayor concentración estatuaria del país y sus mejores monumentos funerarios. En él es posible encontrar obras representativas de muchos estilos artísticos, por lo que es considerado un museo al aire libre. Monumento Nacional, su majestuosa portada es una de las obras cubanas más sobresalientes del XIX.

Palacio de los Capitanes Generales

Es actualmente la sede de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. Fue edificado en 1776 y ha tenido diferentes funciones desde entonces: Casa de Gobierno, Palacio de los Capitanes Generales de la Isla, Palacio Presidencial y Palacio Municipal de La Habana. Ocupando parte de los suntuosos salones se halla hoy el Museo de la Ciudad, donde se atesoran valiosos objetos: la primera bandera cubana, pertenencias de próceres de la Patria como José Martí, Máximo Gómez y Antonio Maceo, junto a una valiosa colección de muebles, carruajes y, en general, objetos de la época colonial.

Playas del Este

A menos de media hora del centro de la ciudad, atravesando el túnel de la bahía, varias playas se suceden a lo largo de 9 km de arena fina: Bacuranao, El Mégano, Santa María del Mar, Boca Ciega y Guanabo. Viviendas e instalaciones turísticas de diverso tipo se alternan alrededor del litoral.

Plaza de Armas

Conforma el primer espacio de la ciudad, en torno al cual se agruparon las más importantes instituciones político-militares, religiosas y civiles de la Villa. Los palacios que la rodearon en el siglo XVIII son dignos exponentes del barroco cubano. Junto a ella se alza el Templete, pequeño pero distinguido templo de ascendencia grecorromana, erigido como homenaje al sitio donde se afirma tuvieron lugar la primera misa pública y el primer Cabildo de la naciente Villa de San Cristóbal de La Habana.

Plaza de la Catedral

La internacionalmente afamada Plaza de la Catedral, se llamó en sus orígenes Plaza de la Ciénaga, por estar situada en un terreno pantanoso, con manantiales subterráneos y muy próximo a la bahía, cuyas aguas penetraban hasta allí, donde desembocaba la Zanja Real. No fue hasta el último cuarto del siglo XVIII, cuando se erigieron edificaciones de cierta prestancia, entre las cuales la más notable fue la iglesia de los jesuitas, a la cual se le otorgó la condición de Catedral en 1789. Desde entonces, nadie la llama Plaza de la Ciénaga. La bicentenaria Catedral ocupa uno de los extremos de la hermosa Plaza. En ella se ofrecen servicios religiosos. Fue declarada Monumento Nacional.

Plaza de San Francisco de Asís

Su origen se remonta a la primera mitad del siglo XVII. Por su ubicación, a escasos metros de la bahía, con los años se transformó en una importante plaza comercial. En su adoquinado espacio emergen dos edificaciones de notable valor: el Convento y la Basílica Menor de San Francisco de Asís, donde actualmente funcionan el Museo de Arte Religioso y una sala de conciertos. Allí también se localiza la centenaria Lonja del Comercio, inspirada en el estilo renacimiento español y rematada por una cúpula con la escultura del dios Mercurio.

Plaza Vieja

Durante las últimas décadas del siglo XVI se le llamó Plaza Nueva, pero a partir del siglo XVIII, al existir ya la Plaza del Cristo, comenzó a denominársele Plaza Vieja. Lo más notorio de este lugar son las edificaciones que la rodean, pues tienen los incuestionables valores históricos y artísticos de haber fijado un estilo arquitectónico que, con algunas evoluciones, se extendió después por toda la ciudad y caracterizó la arquitectura cubana del siglo XVIII.

Quinta Avenida

La más elegante arteria vial habanera es una doble vía arbolada que atraviesa el barrio de Miramar, al oeste de la ciudad. Con una amplia sección peatonal al centro, plena de jardines y bancos, está flanqueada por fastuosas mansiones que pertenecieron a la alta burguesía republicana, cuyos códigos formales van del eclecticismo a los primeros ejemplos de modernidad, pasando por el art deco y sus derivaciones. Actualmente Miramar es una zona de ocio turístico con hermosos hoteles, excelentes restaurantes, el Acuario Nacional, salas de espectáculos, comercios… En 1999 “Quinta Avenida y sus alrededores” fue declarada Zona Protegida por los innegables valores históricos y culturales que atesora.

Tropicana

Durante más de setenta años Tropicana ha sido el lugar más recomendado para quienes desean disfrutar del folclor, los sabores y los ritmos caribeños. Cada noche su salón Bajo las Estrellas presenta a un centenar de bailarines y músicos que brindan una impactante puesta en escena entre palmeras y rampas aéreas. Pero Tropicana es mucho más que una enorme sala de fiestas a cielo abierto. Tropicana también es historia, tradición y, sobre todo, excelente gastronomía.

LAS NOCHES DE LA HABANA

Cuando cae el sol, La Habana se pinta con los mejores colores de su rica y variada propuesta cultural. Cine, teatro, música, danza o simple disfrute callejero, se dan la mano para tejer el lienzo de una fiesta única.

Cabarets como Tropicana, el Habana Café del hotel Meliá Cohíba, o el Turquino del Tryp Habana Libre, son opciones ideales para combinar cena y diversión acompañado por excelentes shows y los mejores exponentes de la música bailable en Cuba. Sitios como la Fábrica de Arte Cubano resultan perfectos para sentir el pulso de las tendencias más contemporáneas de la cultura en la isla; mientras que clubes como La Zorra y el Cuervo, El Gato Tuerto o Dos Gardenias regalan inolvidables veladas en compañía de géneros musicales muy cubanos como el jazz, el filin o el bolero.

Si el plan es bailar en el Vedado abundan las discotecas nocturnas, aunque el malecón es siempre una opción disponible para quienes desean sentir la riqueza y el ritmo de la noche habanera.

Para disfrutar La Habana

Ahorra con nuestras ofertas y promociones. ¡Regístrate ahora!

Paradisus Resorts By Meliá
Meliá Hotels & Resorts
Sol Hotels & Resorts
Tryp Hotels
Club Meliá Cuba
Programa Melia Rewards
Vertical Response